Miami, nuevo viaje pero con un twist: Golfo de México

Miami, un nuevo viaje pero con un twist. Recorrer parte del Golfo de México, haciendo base en la bellísima Naples.

Este año Miami y sus alrededores no figuraban en nuestro radar viajero. Sin embargo, este viaje muy  last minute (emitimos trece días antes de volar) fue lo que necesitábamos para desconectar de la rutina.

Miami es un destino muy visitado por los argentinos. Destino que muchos aman al punto de viajar todos los años, otros detestan (fueron alguna vez y no les cerró), otros la detestan sin conocerla por el perjuicio que solo se trata de shopping y playa.

Mi relación con Miami

Viajé por primera vez a Estados Unidos con mis padres y hermano en diciembre de 1993 para pasar Año Nuevo en los parques de Orlando, convirtiéndose en uno de los viajes más lindos. Arrancar el año 1994 con los fuegos artificiales de Epcot es un recuerdo imborrable.

En aquel viaje, ni bien aterrizamos en Miami tomamos un vuelo hacia Orlando, siendo ésta la primera ciudad que conocí de EEUU. 

Luego desde Orlando con el auto fuimos recorriendo el Golfo de México (Naples, Tampa, Fort Meyers) para alojarnos en Fort Lauderdale e ir a Miami solo de visita. Es decir, en mi primer viaje a Florida no dormí en Miami.

Desde aquel viaje familiar no volví a Miami hasta marzo de 2011. Es decir, habían pasado 17 años.

Y sí tengo en cuenta que viví en Nueva York entre 2004/2005 parece aún más extraño tanto tiempo sin visitarla, estando tan cerca…

Me encantó redescubrirla en 2011. Más edificios en el Downtown, conocer más la zona de Doral, visitar Coconut Grove por primera vez. Y lamentar que ya no estaba el mural con parte del paisaje de la Av. Collins a la altura del reconocido Hotel Fontainebleau, tan característico en los 90’.

En este viaje, hablando con mi marido nos dimos cuenta que juntos fuimos a Miami seis veces. Más él en una oportunidad con su familia, al igual que yo. Es decir, este viaje marcó nuestra séptima visita a la ciudad del sol.

Por eso, a Miami solemos combinarla con algún otro destino. Orlando, Nueva York, un crucero y en esta ocasión: el Golfo de México.

Ahora sí: Miami 2019 y Golfo de México

Como mi marido no conocía la zona del Golfo y yo lo tenía grabado en mi memoria como un imperdible de la Florida, nos decidimos por Naples.

Nuestra rutina al llegar a Miami es quedarnos las primeras dos noches en la zona de Doral, cercana al aeropuerto y el shopping Dolphin Mall, entre otros lugares divinos como Coral Gables y Coconut Grove.

Esta estrategia nos permite hacer algo de shopping inicial (ya sé, dije que Miami es más que shopping y playa) para luego dedicarnos a recorrer, conocer mucho y también descansar.

Repetimos dormir la última noche en la zona de Doral para un último día de shopping, devolver el auto y estar más cera del aeropuerto.

Llegamos a Miami a la tardecita del sábado 25 de mayo. Como nos alojábamos en un hotel con una cocina completa, hicimos una compra en el clásico supermercado Publix para abastecernos de bebidas, galletitas, snacks, chocolates, la cena de esa noche y algunos productos de tocador (casi no llevo nada porque aprovecho a comprar lo que acá no consigo).

Inicialmente iríamos a cenar afuera en esta primera noche, pero optamos por quedarnos comiendo en el hotel para acomodarnos bien y arrancar al otro día a full.

Ojo no cociné!! Solo me limité a calentar mi Chicken Pot Pie para microondas, unos purés de papas en porciones individuales también listos para calentar y mi marido comió su Bagel con quesos. 

Al día siguiente: Dolphin Mall. En este post no entraré en detalles. Solo puedo decirles que era el día previo al Memorial Day, o sea, muchaassss liquidaciones y ofertas.

Ya vendrá post con precios, qué conviene y qué no con nuestro actual tipo de cambio. No sean ansiosos “compradores compulsivos”, ¡este es un primer de muchos post dedicados al viaje!

Viaje a Naples y sus alredores

El lunes 27 de mayo, feriado por el Memorial Day, salimos hacia Naples donde nos quedaríamos por cuatro noches.

La distancia entre Miami y Naples es de 127 millas (206 kilómetros) es decir, dos horas de auto.

Hay dos rutas que pueden elegir:

  • La ruta Interestatal 75 que debemos tomarla a la altura de Fort Lauderdale. Debido a los altos niveles de tráfico en la autopista, gran parte de la ruta cuenta con seis carriles.
  • La ruta US 41 (también autopista) atraviesa parte de los Everglades. Esta es la ruta que hicimos siendo la más directa desde Miami.

Tampoco en este post voy a explayarme demasiado sobre Naples ni de sus alrededores porque merece y tendrá su propio post (en los próximos días podrán leerlo)

Puedo adelantarles que Naples es más que una ciudad de jubilados, como se la conoce. Muchos jubilados deciden retirarse en esta bella y pacifica ciudad del Golfo de México.

También es una ciudad con un alto nivel adquisitivo donde veremos mansiones con sus respectivos yates, para quienes tienen accesos a los canales de la ciudad o algunas casas con sus playas privadas.

Un imperdible es la elegante avenida Fifth Avenue South con sus locales de lujo, donde encontramos una buena oferta gastronómica, así como la zona del dock de Naples que cuenta también con opciones para comer.

En la zona del dock, cenamos en la pizzería/bar “Napoli on the bay” muy sencilla pero que tiene más de 25 años deleitando a locales y turistas. También habrá post gastronómico!!!

Naples tiene playas preciosas, muchas dentro de reservas ecológicas o parques. Es decir, solo algunos edificios de viviendas u hoteles tienen directa salida al mar.

Un must: ver el atardecer en su Pier (muelle). Una verdadera ceremonia.

Desde Naples, un día fuimos a Sanibel y la zona de Fort Meyers, donde también bellas playas nos invitan al relax.

En camino de regreso a Naples, fuimos conociendo Bonita Beach, Estero, magníficos destinos no tan renombrados de la costa del Golfo de México.

Al otro día, salimos hacia el sur del golfo para visitar Marco Island.

El sargazo hoy

En estos días en Miami había sargazo, algo que sabíamos de antes de viajar.

En realidad, parte de la costa norte del Atlántico y del mar Caribe tienen sargazo. En nuestra visita a Fort Lauderdale, por el día, también lo vimos.

Sin embargo, por las corrientes marítimas, el viento, esta parte de la costa del Golfo de México estaba totalmente libre del sargazo. Mirando las imágenes de Cancún, no se podía creer que de este lado del Golfo estuviera tan limpio.

En la playa de Wiggins Park Beach, en Naples, no había nada de nada ni un alga. No solo limpia, sino el color del agua y la arena nos transportó directamente al Caribe.

Miami, unos días de relax y varios nuevos lugares que conocimos

Finalmente regresamos a Miami, donde siete días estuvimos alojados en Miami Beach y los últimos dos en un hotel cercano al aeropuerto.

En Miami Beach nos hospedamos en el Hotel Como Metropolitan en Av. Collins y calle 24th.

Es decir, donde es más tranquilo, relajado y familiar. Sí buscan el bullicio (y gastronomía) de Lincoln Road, Ocean Drive o la misma Collins no es más que caminar un par de cuadras.

Este hotel también tendrá su reseña porque no solo es un hotel boutique Art Deco, sino que tiene una atención de todo su staff para destacar. Les voy compartiendo su link: https://www.comohotels.com/es/metropolitanmiamibeach

Visitando “algo nuevo” en MIA

Algo de lo nuevo que conocimos fue Wynwood Walls, las famosas paredes intervenidas por artistas.

Este barrio casi abandonado de Wynwood se convirtió en una obra de arte a cielo abierto. En los anteriores viajes siempre algo “pasaba” que no llegábamos a visitarlo.

Wynwood y Edgewater son barrios cercanos al Downtown Miami, que años atrás daba miedo caminar por allí.

Es más, ninguno de los turistas ni quisera nos hubiéramos acercado, al menos por error al manejar en la era pre GPS o Google Maps. Hoy es un barrio de vanguardia con mucha movida nocturna, food trucks, eventos musicales y más.

A pasos de aquí, conocimos The Shop at Midtown Miami. Un área que creció mucho, con un destacado desarrollo inmobiliario, sobre todo por los edificios de viviendas, con vistas privilegiadas hacia Miami Beach.

Estimo que debe vivir mucha gente de forma permanente, así como algunos extranjeros que trabajan en la ciudad.

Shopping y lugares para comer con mucha variedad de comida y para todos los presupuestos. Desde 100 Montaditos (la cadena española), Five Guys a restaurantes elegantes. También hay un Marshalls a pocas cuadras.

Brickell, sigue creciendo

Y sí nos acercamos más al Downtown se encuentra Brickell, el centro financiero de la ciudad.

Brickell también con su movida gastronómica, justamente para abastecer a quienes visitan la zona por negocios. Grandes empresas tienen sus sedes para Latinoamérica en Brickell.

En diciembre de 2016, en Brickell se inauguró uno de los shoppings más caros de la ciudad: Brickell City Centre (tuvimos la oportunidad de visitarlo en marzo del 2017 aún con locales que no estaban abiertos al público).

Podría seguir mencionando lugares visitados, pero dosificaré la data del viaje, con los lugares ya conocidos así como lo incorporado. Porque como siempre digo, Miami también se renueva.

Sí la ansiedad les gana, acá un de los tantos post de Miami para que vayan planeando una próxima visita.

Y a seguir viajando amigos, que es la mejor inversión!!!

4 thoughts on “Miami, nuevo viaje pero con un twist: Golfo de México

    1. Muchas gracias Gon!!!! La verdad, que fue un hermoso viaje, con mucho nuevo en un destino tradicional. Salir de Miami, la zona de comfort para mucho, tiene su premio: bellos paisajes!

      Saludos,
      Karina

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.