Paris, la ciudad luz: días 4 y 5

Nuestro cuarto día en París comenzó al sacar el ticket para el bus turístico de dos días consecutivos que incluía paseo en barco por el Sena. No recuerdo el monto en ese momento, abril del 2014, pero al día de hoy son 46 Euros para adultos, que desde ya valen la pena!!!

Sí bien no somos de tomar los buses turísticos pensamos que en París podría ayudarnos a organizar un poco el itinerario, además con el audioguía en varios idiomas se puede entender más qué lugar estamos visitando, con su completa historia.

No es lo mismo pasar por el barrio Le Marais o el Centro Pompidou caminando, que saber un poco más.

Los anteriores días nos habíamos movido por la ciudad por nuestra cuenta, de hecho muchos lugares ya visitados los volvimos a ver desde el bus sin bajarnos pero incorporando su historia y detalles.

Tomamos el subte para llegar a la Torre Eiffel desde donde decidimos partir en bus, que obviamente puede tomarse desde las distintas paradas del recorrido. El bus tiene cuatro líneas, de diferentes colores: azul, amarillo, verde y naranja.

Recorrido en bus turístico

Como en la parada de la Torre Eiffel se encuentra el bus verde, arrancamos con este.

El recorrido nos lleva por Palacio Nacional de los Inválidos (en francés Les Invalides), Plaza de la Concordia (Place de la Concorde), seguimos hacia el Puente Nuevo (Pont Neuf) y desde ahí hacia la Catedral de Notre Dame, donde bajamos por primera vez del bus para entrar a la misma y recorrer caminando esa zona de la ciudad. A los lugares anteriormente mencionado luego volveríamos.

Entramos a la famosa Catedral, donde como era de esperarse había mucha gente, encima era sábado a media mañana. También visitamos el museo de la Cripta Arqueológica del Atrio de Notre Dame, que lo teníamos incluido por el Museum Pass que comenté en anteriores post (https://viajarsiempre.com/paris-la-ciudad-luz-dia-2/. )

No perderse esto, conocer la historia de París desde sus comienzos, donde vemos vestigios encontrados en excavaciones arqueológicas desde la Antigüedad (salas galo-romanas), pasando por la Edad Media (restos medievales de la calle Neuve Notre-Dame) y llegando al siglo XIX. A lo largo de la visita seguimos un recorrido delimitado en el que se intercalan paneles informativos y maquetas con la observación de los restos expuestos.

Jardínes de Luxemburgo

Desde aquí caminamos hacia los Jardínes de Luxemburgo, ya que no era muy lejos, aprovechando el sábado soleado, parque público, que es el jardín del Senado francés, cuya sede se encuentra en el Palacio de Luxemburgo.

Los jardines incluyen varias zonas de juegos cercadas, los niños pueden dar paseos en poni y en burro. Además, se dan actuaciones musicales gratuitas, hay restaurantes, bajo los árboles, con mesas tanto en el interior como al aire libre, también se puede escuchar música con artistas que ofrecen su arte.

El jardín es agradable y tranquilo, aunque había mucha gente disfrutándolo. Los niños juegan con barcos en miniatura en un estanque y se pueden alquilar pequeños veleros. El jardín contiene numerosas estatuas y esculturas.  Muchos llevan un rico pan, croissant, bebidas y arman un picnic.

Siguiendo el recorrido

También visitamos el Panthéon para luego seguir con el bus línea azul para recorrer lugares como el barrio Le Maris, la Plaza de las Bastilla (Place de la Bastille), Plaza de los Vosgos (Place des Vosges), el bus nos llevó a través del hermoso Boulevard Montparnasse, el Boulevard Saint Germain, vimos la Opera Bastille, la Opera Garnier, y por el complejo de cuatro edificios modernos de vidrio que componen a la Biblioteca Nacional de Francia, que simbolizan unos libros abiertos, que se alzan hoy al borde del río Sena.

Segundo día de bus turístico

Al día siguiente arrancamos primero yendo en subte hasta Les Invalides, ya habíamos pasado caminando y en el bus turístico.

Esta vez entramos gracias al pase a los museos, por lo que visitamos el mismo sin hacer filas para ingresar. El Palacio Nacional de los Inválidos es un complejo creado como residencia real para soldados y militares franceses retirados, pero hoy es especialmente conocido por albergar los restos mortales del emperador Napoleón.

Cuenta con Museo del Ejército (Musée de l’Armée) y el mencionado Mausoleo de Napoleón. El mausoleo está organizado alrededor de los restos mortales del emperador Napoleón I, situados en el centro de una cripta circular en torno a la cual se glosan las hazañas y los logros de su reinado.

En la misma cripta, aunque en lugares menos expuestos, están enterrados también varios los generales. En el piso superior a la cripta, desde el que se puede observar el sepulcro imperial, están los sarcófagos de José I de España y Jerôme Bonaparte, hermanos de Napoleón; Napoleón II, hijo de Napoleón; entre otros.

Dentro del museo hay siete espacios principales: El patio de Armas y la colección de artillería, el Departamento antiguo, armaduras y armas antiguas siglos XIII-XVII,  el Departamento moderno, de Luis XIV a Napoleón III, 1643 – 1870, Los Gabinetes Extraordinarios, el Domo des Invalides, tumba de Napoleón I, el departamento contemporáneo, las dos guerras mundiales 1871 – 1945, el Historial Charles de Gaulle  (espacio multimedia interactivo dedicado a la acción del personaje público, jefe de la Francia Libre y presidente fundador de la Va República) y la Catedral Saint-Louis des Invalides.

Por supuesto el museo cuenta con eventos (ciclos de música clásica, cine y más) además de colecciones especiales. Visitar la web para ver sus fechas.

Al salir del museo que nos llevó toda la mañana y quedaron partes pendientes por visitar, tomamos el barco Batobus que nos llevaría a navegar por el Sena para ver a París desde el río más famoso de Francia. El Batobus tiene nueve paradas, no bajamos en ninguna sino que aprovechamos a ver desde el agua varios lugares como la Torre Eiffel, el Musée d’Orsay, Saint-Germain-des-Prés, Notre-Dame, Jardin des Plantes / Cité de la Mode et du Design, Hôtel de Ville, Musée Louvre, Champs-Élysées, el shopping Beaugrenelle. Hermoso paseo, pese a ser un día nublado que amenazó con llover.

Al bajar del barco, enfilamos hacia la Place de la Concorde, donde sacamos nuevamente fotos. De allí caminamos hacia el histórico Hotel Ritz que estaba bajo una completa renovación, se podía ver infografía y renders de cómo quedaría esta costosa restauración sobre Place Vendôme. Caminamos por la Rue Rivoli, Rue Saint Honoré donde se encuentran las tiendas de diseñadores más renombrados.

DSC02490
Bella París, desde el agua, pese al día nublado.

Recién desde la zona de Place Vendôme tomamos nuevamente el bus turístico amarillo para seguir hacia la zona del reconocido Moulin Rouge, famoso cabaret parisino, construido en 1889. Si bien no bajamos a caminar por ahí, recorrimos todo el barrio Pigalle, cercano a Montmartre, uno de los barrios más encantadores París.

DSC02528
Vista del icónico Moulin Rouge desde el bus turístico

También conocido como el “barrio de los pintores”, sus pequeñas y empinadas callejuelas constituyen un entramado que incluye desde los más antiguos cabarets hasta los alrededores de la Basílica del Sagrado Corazón (Basílica del Sacré Coeur), repletos de restaurantes con terrazas y pintores. Aclaro que no subimos a Basílica del Sacré Coeur, ya estaba anocheciendo y pensamos que al otro día nos alcanzaría el tiempo. Claramente quedó un imperdible más que pendiente. Acá hay un motivo para regresar a París.

Seguimos en bus pasando por las puertas llamadas, Porte Saint-Martin, Porte Saint-Denis, enfilando nuevamente hasta Champs Elyssee porque mi intención era bajar especialmente a la estación de subte Argentine a sacar una foto, siendo que se encuentra metros del Arco del Triunfo. Por cómo nos habíamos movido en subte nunca nos tocó bajar o subir en la misma. Emocionante ver fotos de paisajes de Argentina, como Iguazú, Puerto Madryn o el Parque de Talampaya, o fotos de Ricardo Darin en El Secreto de sus Ojos.

DSC02585
Las Cataratas del Iguazú, en la estación Argentine de la línea 1 del metro parisino

Aquí terminan dos días de recorrido en bus, barco y por supuesto mucha caminata parisina. El último día entero en la ciudad se lo dedicamos a la Torre Eiffel.

Como siempre los links con información súper útil

http://www.paris.opentour.com/en/Paris-bus-tour/bus-boat/

http://www.batobus.com/en/point-of-sales.html

http://www.notredamedeparis.fr/es/visites/

http://www.crypte.paris.fr/fr/la-crypte/la-crypte

http://www.musee-armee.fr/es/home.html

One thought on “Paris, la ciudad luz: días 4 y 5

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.