Post Vintage: Patagonia Argentina, años 80, road trip

Este post es distinto a cualquier otro que hayan leído o que escriba próximamente en viajarsiempre.com

Por empezar no tengo fotos digitales, sino de rollo, sacadas en 1986 cuando hicimos un road trip por nuestra Patagonia.

Preparación

Desde que nací, mis veranos fueron en la ciudad de los niños, es decir: Miramar (https://viajarsiempre.com/miramar-los-mejores-recuerdos-de-la-infancia/)

Sin embargo, a mediados de 1985 mis padres decidieron vacaciones totalmente distintas.

Junto con otra familia saldríamos en enero de 1986 hacia el Glaciar Perito Moreno, en ese momento un destino casi desconocido para la mayoría de los argentinos, no así para los extranjeros que visitaban este lugar único en el mundo.

Recuerdo que mi papá y su amigo fueron al Automóvil Club Argentino en Avenida del Libertador a pedir los mapas, estado de rutas, recomendaciones hoteles, así como se asesoraron con la poca gente que conocían al sur viajando en auto.

Tantos detalles de cómo fue el armado no tengo, pero recuerdo perfectamente una escena en la casa de estos amigos: todos mirando los mapas!!!

Mi familia se compone de mis padres y mi hermano menor. En ese momento, mis padres en sus treinta y pico de años, yo de diez años y hermano de tan solo seis.

El auto para la travesía: un inolvidable Ford Falcón celeste, un autazo, fuerte, ideal para este itinerario. Nuestro Falcón tenía casi seis años. Papá lo había comprado cero km en 1980.

La gran salida

Así fue como los ocho salimos en caravana desde Miramar. El lugar de partida era Miramar porque ambas familias veraneábamos allí. Primero descansamos par de días allí para luego emprender la gran aventura.

Para mí se trataba de mi primer viaje largo. Hasta el momento a las tradicionales vacaciones de verano en Miramar se agregaban las de invierno que variaban entre Córdoba, Rosario, Tandil, Mar del Plata.

La primera parada fue en Monte Hermoso, donde estuvimos una sola noche. Allí dormimos en camping. Aclaro que nosotros no somos pro campamentos pero estos amigos convencieron a mis padres que en dos ocasiones hagamos campamento, como parte de la diversión.

De hecho, a mis padres tuvieron que prestadas carpa, bolsas de dormir, etc. Imaginan el Falcón lo cargadito que iba. El porta equipaje no daba abasto!!!

Desde Monte Hermoso hicimos un rápido paso por Bahía Blanca, donde mi papá tiene mucha familia, para almorzar y seguir viaje hacia Viedma, previa visita rápida por Carmen de Patagones, la última ciudad de la gigantesca Provincia de Buenos Aires.

Junto a papá, mi hermano en Viedma, del otro lado se ve Carmen de Patagones.

En Viedma nos alojamos en el Hotel Austral. No me olvido más su nombre, será porque ya me gustan los aviones y me hacía acordar a la compañía aérea. En esa época, ese hotel era el mejor de la ciudad capital de Rio Negro, con vista al río Negro, división natural de ambas provincias.

Mamá, mi hermano junto al inolvidable Ford Falcón. Y el Hotel Austral

Al día siguiente luego de un paseo por Viedma salimos hacia Las Grutas, inhóspito parador de playa, hoy un destino de mar mucho más conocido y frecuentado. Recuerdo como un agreste y bello lugar. Pero tenía tan poca infraestructura que dormimos los ocho juntos en una cabaña muy modesta.

Seguimos viaje hacia Comodoro Rivadavia, uno de los tirones más largos ya que fueron unas ocho horas por la Ruta Nacional número 3.  A Comodoro Rivadavia la recuerdo como una pujante ciudad petrolera, que luego recorreríamos en el regreso hacia Buenos Aires.

Aclaración importante, en general nos movíamos sin reservas hoteleras, es decir, era llegar a la ciudad y buscar hotel. Hoy creo que no sería factible llegar así a ninguna ciudad o pueblo, o al menos con mi carácter previsor no podría hacerlo.

En esos días no había tanto turismo por nuestra bella Patagonia, pero también es cierto que en ese momento había poca hotelería por lo que podía pasar no encontrar donde dormir!!

Desde Comodoro salimos hacia el pueblo Comandante Luis Piedrabuena. Nos habían recomendado parar allí previo a seguir manejando hacia El Glaciar.

Eterno nuestro Glaciar Perito Moreno, en una foto vintage, año 1986

Por el estado de los caminos lo mejor era ir hacia Rio Gallegos para seguir al El Calafate yendo hacia el oeste. En la capital de Santa Cruz hicimos una rápida pasada.

Nos alojamos en el Hotel El Calafate del Automóvil Club Argentino, uno de los hoteles reservados previamente antes de partir de Buenos Aires. No me olvido más de su techo a dos aguas, que su salón comedor provocaba como un “mareo” ya que parecía que el piso o el techo estaban en plano inclinado.

En El Calafate nos quedamos varios días, dedicado al glaciar obviamente. Además visitamos lugares como las históricas cuevas de Walichu y los alrededores El Calafate, en ese momento un pueblito de pocas manzanas.

Los cuatro en el Glaciar Perito Moreno.

Desde allí comenzamos el lento regreso hacia Buenos Aires, no sin antes parar en varios lugares inolvidables, guardados para siempre en mi memoria.

Hicimos una pasada rápida por Caleta Olivia camino a Comodoro Rivadavia. En esta ocasión nos quedamos dos días en la ciudad petrolera. Allí me impresionó ver los pozos petroleros de YPF, con las máquinas llamadas “bomba de varilla” trabajando. Siendo niña quedé maravillada con esa tecnología, un increíble aprendizaje.

Otro lugar que visitamos fue Rada Tilly, la playa “top” para los más pudientes de “Comodoro” (como también se la identifica a Comodoro Rivadavia).

Las próximas paradas, durmiendo una o dos noches en cada lugar fueron Rawson y Trelew.

Justamente desde Trelew fuimos a  Gaiman, calculo que el pueblo gales más conocido de nuestro país, especialmente por sus casas de tortas, que por supuesto degustamos.  En esta parte del recorrido lo que también sobresalió fue la visita a la pinguinera Punta Tombo, otro imperdible.

Otro destino muy esperado por todos era Puerto Madryn, donde nos quedamos varios días disfrutando no solo de la playa sino de tantas actividades que brinda esta bella ciudad patagónica.

Considerada la puerta de entrada a la península Valdés, fue declarada en 1999 como Patrimonio Mundial de la Humanidad por la Unesco, es también conocida como la capital nacional del buceo.

De hecho mi papá, su amigo y los hijos de éste bucearon. Ni las mujeres de la familia ni yo nos animamos. Mi hermano no tenía edad para anotarse. Mi mamá aún conserva un frasco cerrado con lo que mi papá juntó en el mar.

Desde Puerto Madryn visitamos todo el Golfo Nuevo, especialmente fuimos a pasar un día a Puerto Pirámides y Punta Delgada.  Paisajes increíbles, el color del mar también increíble. Aún con ganas de volver a esta zona de la Patagonia, hoy es mucho más fácil llegar no solo en auto, sino en avión, más conectividad y promoción turística.

Ya el viaje está llegando a su final, íbamos más de 20 días de travesía por eso desde Puerto Madryn salimos a Viedma nuevamente. Para luego desde allí seguir camino a Miramar, donde nos quedaríamos descansando un par de días antes de emprender el regreso final a Buenos Aires.

Seguramente mi papá necesitaba reponerse de tantos días frente al volante, por rutas muy inhóspitas, en algunos casos en muy mal estado ya que muchos de los caminos eran de ripio.

En uno de los caminos hacia El Calafate mi papá tuvo inconvenientes pinchando distintas cubiertas varias veces, como consecuencia del ripio.

Y también la dirección del Ford Falcón que implicaba hacer un esfuerzo de brazos para manejar a esa “maquina”. Es el día de hoy, que siento mucha nostalgia cuando pasa algún Falcón celeste que obviamente ya casi no se ven por nuestras calles….

La vida me dio oportunidad de conocer muchísimos lugares de nuestra extensa Argentina así como distintos lugares del mundo.

Salvo a El Calafate al resto de los lugares no regresé, sino cuento a Bahía Blanca que volvimos a visitar a la familia y por supuesto mi querida Miramar.

Al Glaciar Perito Moreno recién volví, en avión, en octubre de 2016, unos meses después que se cumplieran los 30 años de una inolvidable travesía (https://viajarsiempre.com/glaciar-perito-moreno-una-de-las-maravillas-del-mundo/).

Esta vez con mi marido y combinando el viaje con Ushuaia uno de los destinos que no logramos alcanzar en 1986.

En 1986 nos comentaron que el camino no estaba en buenas condiciones, además de tener que subir el auto a la balsa. Tanto mi papá como su amigo descartaron este tramo. Una pena!

Sin embargo tuve mi revanche y pude conocer la ciudad del fin del mundo

Una última reflexión

Además de este road trip con mis padres hicimos otros viajes preciosos en auto, aunque no tan largos.

Bariloche en avión, el clásico tándem Miami – Orlando fueron algunos de los viajes más lindos compartidos con mis padres y hermano.

Creo que los viajes que hacemos de niños nos marcan para siempre, son nuestras primeras aventuras.

También creo que tengo ese bichito viajero desde siempre. No viajo tanto como quisiera por año, pero no puedo quejarme de los destinos bellísimos e inolvidables que tuve la dicha de conocer, muchos de los  cuales podrán leer en viajarsiempre.com

Como siempre digo, la mejor inversión que podemos hacer es viajar. No importa sí es lejos o más cerca, muchos o pocos días. En mi caso lo  ideal es viajar acompañada pero también se disfrutan viajes en solitario.

Y por algo mi blog se llama: Viajar Siempre!!!

Algunos links para compartir:

http://www.hotelacaelcalafate.com.ar/hotel.php

http://www.madryn.gob.ar/turismo/

http://www.elcalafate.tur.ar/

PD: Las fotos son de rollo, escaneadas. En algunas se está perdiendo el color, o la luz en el momento de sacarlas no era buena, por eso me disculpo por la calidad de las mismas.

 

 

 

4 thoughts on “Post Vintage: Patagonia Argentina, años 80, road trip

  1. Qué lindo relato. Parecido a los que hacíamos en familia pero nosotros con Renault 12 🙂

    Creo que hoy mis hijos me matan si los llevo a un viaje tan largo….

    1. Gracias Juano!!! Qué épocas el Renault 12 o en mi caso, el Falcón. De hecho en este road trip la otra familia iban en un R12 verde. Hermosos recuerdos. Tal cual, creo que la generación actuales de chicos no se bancan estos viajes tannnnn largos!!! 🙂

  2. Gracias por compartirlo! Tambien haciamos viajes con mi famili en auto, en este caso, Falcon verde y si no me falla la
    memoria, creo q hubo por ahi un azul tb… que lindas epocas!! Desde El Calafate, un saludo grande!

    1. De nada Mechy!!! Compartimos auto de la época, el Falcón un auto ideal para viajes así…..Saludos desde Buenos Aires para vos y la bella El Calafate!!!!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.