Recuerdos de viaje a Europa (año 2014)

En estos días se cumplen cinco años del primer viaje a Europa junto a mi marido.

Partimos un sábado 29 de marzo de 2014 hacia Madrid, como primer destino.

Sí bien ambos habíamos cruzado el charco hacia el Viejo Continente, ambos viajes habían sido destinados a un único país europeo.

En mi caso, visita a Polonia en Mayo del 2000 (dentro del Programa Marcha por la Vida para visitar durante una semana – Polonia y otra semana Israel).

Mi marido, a quien conocí pocos días después del regreso de este viaje, fue a Londres por trabajo hacia finales de Junio del 2000.

Para él, también era su primera visita al Viejo Continente.

Por distintos motivos, en esos 14 años juntos viajamos mucho pero nunca a Europa. Siempre aparecía otro destino.

En general el destino a donde viajar lo sugerimos los dos, a veces uno tira la idea del lugar, el otro concuerda o responde con la alternativa, o queda un mix de ambas propuestas.

Lo que tenemos claro es que a los dos nos gusta viajar.

A fines de diciembre del 2013 fui la que sugirió Europa. Se trataba de un pendiente demasiado postergado.

Y decir “me voy a Europa” es demasiado amplio.

Dónde ir, qué priorizar. Es sabido: necesitan muchos viajes para conocerla completa.

Contexto para armar el viaje

Los primeros días de enero de 2014 estábamos decididos por Europa.

A diferencia de una gran mayoría que suele armar los viajes más lejos o largos con cierta anticipación, nosotros por cuestiones laborales y familiares los resolvemos como máximo dos meses antes.

De hecho, algunos viajes por Argentina o países limítrofes los hemos decidido y concretado en menos de 10 días.

Por eso, perdemos las promociones emitiendo pasajes con casi un año de anticipación.

No podemos programar seis meses antes donde estaremos seis meses después (una sola vez, emitimos pasajes con seis meses de anticipación – lo contaré en otro post respecto al  segundo viaje a Europa del 2016)

En la Argentina de Enero del 2014 teníamos el cepo cambiario.

Los argentinos lo recordamos bien, pero para los extranjeros les parecerá algo inaudito.

A cualquier gasto con tarjeta de crédito había que añadirle un 20% extra, que luego aumentó a 35%.

Y comprar cualquier moneda extranjera era un verdadero suplicio, previo permiso a la AFIP (Administración Federal de Ingresos Públicos)

Según el caso, el gobierno anterior negaba la compra. Y por supuesto, era limitado lo que podía pedir.

Para agregar más, había que dar explicaciones para qué queríamos los Dólares/Euros.

Muchas solicitudes eran para viajar pero otras personas lo necesitaban para algo más urgente.

No entraré en detalles políticos, pero básicamente era una intromisión en el manejo de nuestros ahorros.

En ese contexto, viajar al exterior tenía un condimento extra. Obvio, el propósito de aquel gobierno era desincentivar viajes al extranjero para evitar la fuga de divisas.

El armado del itinerario


¿A dónde ir?

Tratándose de un primer viaje a Europa se suele empezar por lo “clásico”.

Es decir, arrancar por las grandes capitales, pueblos muy conocidos o un mix de ambos.

Nosotros decidimos que el viaje de 24 días sería dividido entre las capitales más importantes y visitadas de Europa: Madrid, París, Londres y Roma.

¿Por cuál ciudad arrancar?

Eso es fácil para nosotros, donde el avión sea más accesible en precios pero también en ruta.

Somos anti escalas. Preferimos pagar siempre un poco más pero el vuelo debe ser directo.

Desde Buenos Aires los vuelos directos son hacia Madrid, París, Londres, Roma, Ámsterdam, Barcelona, Frankfurt por mencionar algunas. Estas ciudades definían un poco el panorama para arrancar el itinerario.

Otro punto importante es que somos pasajeros frecuentes en Aerolíneas Argentinas y American Airlines.

O sea, solemos volar por compañías aéreas que estén dentro de sus alianzas: Skyteam y One World.

En estos momentos del cepo, Aerolíneas Argentinas daba la posibilidad de cuotas, opción que empresas extranjeras no siempre podían brindar (o eran con intereses).

Comparando las tarifas, horarios y disponibilidad, Aerolíneas Argentinas resultó la elegida.

Detalle extra: a mediados de Enero emitimos el pasaje, tres días después tuvimos una importante devaluación del peso argentino. Obvio, los planes seguían intactos.

En esos momentos Aerolíneas Argentinas ofrecía tres rutas a Europa non-stop: Madrid, Barcelona y Roma (hoy mantienen Madrid y Roma).

Los precios eran similares así que Madrid fue la puerta de entrada (https://viajarsiempre.com/madrid-entrada-europa/). Adquirimos los pasajes a través de la página web de Aerolíneas Argentinas.

Debido al contexto cambiario, también se complicaba comprar los pasajes dentro de Europa así que mediante una agencia de viajes emitimos todos los vuelos internos: Madrid – Paris con Air France, Londres  – Roma y Roma – Madrid con Alitalia.

Obviamente, Air France y Alitalia nos suman varias millas en Aerolíneas Argentinas a través de Skyteam.

Vía su web, sin inconvenientes, compramos los pasajes del Eurostar entre París – Londres para también por primera vez viajar en tren de alta velocidad atravesando el Canal de la Mancha.

También vía agencia de viajes, reservamos los hoteles en estas cuatro capitales europeas ya que podían abonarse en cómodas cuotas en pesos argentinos. Nos aseguramos hoteles que ofrezcan el desayuno incluido, así evitábamos el uso de la tarjeta por cada desayuno.


Comienza el viaje!!!!

Como todo viaje, los días previos son pura adrenalina.

Y más sí se trata de un primer gran viaje por Europa.

24 días, cuatro ciudades donde dormiríamos, cinco aviones y un tren de alta velocidad por primera vez.

Salimos de Argentina en los primeros días de nuestro otoño, por lo que íbamos a disfrutar de la incipiente primavera europea.


Primeras impresiones: Madrid y Toledo

Al menos para mí, después de 14 años, cruzar el Océano Atlántico me generó esa sensación de estar de otro lado del mundo (eso que estuve en Israel, mucho más lejos de casa).

El domingo 30 de Marzo ya estábamos en Madrid, que nos recibió un poco fresco.

Sin embargo, a medida que pasaron los días, el clima acompañó al punto que para mediados de Abril en Roma usábamos remeras. De hecho, compré dos remeras en H&M en la Vía Condotti.

Desde Madrid, añadimos una visita por el día a Toledo, una ciudad con tanta historia, mucho para conocer y recorrer.

Considero que Toledo es ideal para quedarse un par de noches y vivenciarla más.

Otra sensación especial me generó ir a la Estación Ferroviaria de Atocha en Madrid. Estando dentro de la estación, recordaba mucho todas las noticias del atentado terrorista en Marzo del 2004.

Además de la comida española tan deliciosa, Madrid y Toledo tienen tanto para recorrer que merecen nuevas visitas, siendo que se siente muy acogedor comenzar un viaje por la Madre Patria.

Amor a primera vista: París


La segunda capital visitada de nuestro itinerario sería París, a la que soñaba viajar desde siempre. Y fue amor a primera vista.

Ya lo sentí en el taxi desde el aeropuerto Charles De Gaulle hacia nuestro hotel ubicado sobre la Avenue Emile Zola en el Distrito XV.

Desde la autopista, a lo lejos, pudimos visualizar la inconfundible e icónica Torre Eiffel. 

En mucho tiempo que no me pasaba: arribar a una ciudad que sentía como mía.

Son esos amores a primera vista, porque la soñamos tanto, la vimos en tantas fotos y películas.

De París quedé tan enamorada que se refleja en el blog con varios post dedicados a la ciudad, al Palacio de Versalles, al hotel y algo de su gastronomía.

Dentro de la sección Europa – Francia podrán leerlos.

Siguiente escala: Londres


Vamos a decirlo: Londres es fantástica, así de simple.

Historia, cultura, arquitectura, jardines y parques, palacios hacen la ecuación perfecta.

Sin embargo, en ese momento del cepo cambiario todo pero absolutamente todo nos parecía carísimo.

Se sabe, Londres es una de las ciudades más caras del mundo. Sobre todo, sí uno quiere comer bien (no viviendo de fast food).

El recuerdo más presente es haber caminado como nunca antes.

Sí bien en todos lados caminamos mucho, siempre mechamos con el transporte público como una forma de acortar distancias, conocer la ciudad y  lógicamente tener la experiencia de trasladarnos en los mismos.

En cambio, en Londres solamente dos veces tomamos el famoso “Tube” (subte, metro).

Todos los recorridos los hicimos caminando desde nuestro ubicado perfectamente ubicado a pasos del Marble Arch.

Debo decir, solo estuvimos cuatro días. Lógicamente quedó mucho por recorrer, excusa más que perfecta para regresar.

Y finalmente, la bella Roma


La eterna Roma, la caótica Roma, la bella Roma. Tantos adjetivos le podemos poner.

Siempre digo que soy #TeamItalia pero es por ciudades como Venecia, Verona, pueblos como Sirmione y su Lago Di Garda, lugares que conocería en un segundo viaje a Europa en 2016.

Sin embargo, Roma me cautivó allá por Abril de 2014. Me encanta la historia y esta ciudad nos muestra la historia viva.

Uno siente que cada piedra, museo, ruinas, edificios, iglesias, nos hablan de un pasado que es presente (esto mismo, sentí en aquel único viaje a Israel del año 2000)

El tránsito de la ciudad, la cantidad de turistas, algo de suciedad en ciertos barrios son características romanas. Sin embargo, le dan ese encanto especial.

Lógicamente es casi imposible sacar una foto en las escalinatas de la Plaza España (Piazza Spagna) sin gente o no tener que hacer “fila” para tirar una moneda en la Fontana di Trevi.

Pero la “Bella Roma”  nos cautiva, o quizá como a algunos, decepciona.

Pero lo que Roma no será es indiferente. Y a mí me cautivó!!!

Unas palabras finales

Es post es solo recordatorio de un viaje importante.

Probablemente no saquen nuevos tips, ni consejos pero sí trato de inspirarlos a armar el viaje de sus sueños.

Soy una convencida que nunca hay que dejar de soñar con conocer lugares.

Como siempre digo, no importa sí el lugar es muy lejos o cerca de casa.

Viajar es inspirador, una manera de sentirnos más vivos….

Y ustedes, ¿qué lugar del mundo sueñan con conocer? Los estaré leyendo.

A seguir soñando, que por algo este blog se llama “VIAJAR SIEMPRE O SOÑAR CON VIAJAR”.

Algunos links

http://www.aerolineas.com.ar

https://www.eurostar.com/rw-en

http://www.skyteam.com

One thought on “Recuerdos de viaje a Europa (año 2014)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.