Reporte de vuelos: Boeing 787-9 Dreamliner de LATAM CHILE

Este viaje last minute a Santiago de Chile/, nos brindó la posibilidad de volar por primera vez en el Boeing 787-9.

Y en mi caso, primera experiencia en vuelos de LATAM CHILE.

Mi marido, por trabajo, voló en LATAM CHILE (en su momento LAN CHILE) a Santiago en varias oportunidades, en su Boeing 767.

Sí bien soy socia del programa de pasajero frecuente de la empresa, todas las millas de sus vuelos las derivo a AAdvantage de American Airlines.

Lo mismo que todos los vuelos de la alianza One World, donde tengo bastante millas acumuladas (ya alguna vez canjee pasaje de American).

Por qué LATAM CHILE

Elegimos LATAM – hacia un tiempo que no volábamos con ellos– por el vencimiento de millas de American Airlines.

En unos meses caducan las millas, y al momento sin un viaje concreto con AA, la opción de volar en LATAM es la lógica para no perderlas.

Otro motivo era volar en el 787-9. Buscamos especialmente que sea este avión. LATAM CHILE también viene al país con el Airbus 321, pero la idea era tener esta experiencia.

Mi marido adora los aviones, y sí bien a mí siempre me gustó volar, no entendía demasiado en qué aparato volaba. Con él, incorporé algunos conocimientos avgeek.

Vuelo Ida: martes 25 de diciembre, Navidad volando!

Siendo Navidad llegar al Aeropuerto de Ezeiza como el Check In y migraciones fue todo muy rápido como era de esperarse.

Utilizamos por primera vez Migraciones Express (ídem al regreso, escribiré un post sobre esta maravilla para pasajeros argentinos).

Nuestro vuelo (LA 532) despegaba a las 18:40hs. Habíamos hecho el Web Check In pero como despachamos valijas no quedó otra que ir al counter de LATAM.

Había bastante gente, un grupo grande viajando a Australia vía Santiago de Chile.

Sin embargo los empleados daban prioridad al resto de los pasajeros; al grupo los iban separando a un mostrador en especial.

Puntualmente 17:55hs comenzó el embarque. Obvio estaban los famosos “ansiosos” en la puerta 9.

Allí nos esperaba el Boeing 787-9, matrícula CC-BGJ con el livery de LAN. Este avión de tan solo 2.9 años, aún no cumplió sus primeros tres añitos.

Teníamos los asientos 13L/13: medio y ventana.

Acá hago un stop: mi marido en filas de asientos de a tres prefiere pasillo y medio porque es muy alto, por lo que necesita ese espacio extra que brinda el pasillo.

Por un error involuntario de mi marido, pensó que teníamos pasillo y medio como en el regreso. Sin embargo, para mí alegría la ventana era nuestra. Yo siempre #TeamVentana! 

Mi esperanza que no se ocupe el pasillo se esfumó inmediatamente, el vuelo iba lleno!

De todos modos, estuvimos cómodos, incluso mi marido.

Push back muy puntual, pero estuvimos casi media hora esperando para despegar porque, según el Comandante, aterrizaban varios aviones seguiditos!!

Y gracias a la ventana vimos a dos Aerolíneas Argentinas aterrizar. Uno era el A330, siendo casi las 19:00hs se trataba de vuelo diurno procedente de Miami.

Promediando la media hora del vuelo, empezó el servicio que consistía en un sándwich de pavita y queso y las opciones de bebidas. Pedí un café con un vaso de agua sin gas. Mi marido su clásica Coca Cola Light.

Siendo un vuelo de casi dos horas en general no da el tiempo para ver una película completa.

Sí bien en sus pantallas individuales podemos disfrutar de un amplio contenido, me decidí por ver (por enésima vez) un poquito de Love Actually, que se encontraba especialmente subida dentro del contenido Navideño. ¡Lindo detalle de la empresa brindar contenido especial para las fiestas!

Y leí un poco la edición impresa de su revista Vamos/LATAM.

Algunos detalles técnicos:

A poco de abordar, mi marido me hizo notar que la ventana del  787-9 Dreamliner son fotocromáticas, es decir, no tiene “persiana” con la que evitamos la luz externa, en caso de querer descansar.

También se notan que las ventanas son más “grandes”. Según leí tienen hasta un 40% más de superficie.

En esos momentos estaba mirando el asiento, su espacio, comodidad, apoyacabeza cuando efectivamente, veo que no está la “clásica ventana”. Tocando suavemente un botón, en cuestión de segundos la misma queda totalmente oscurecida.

El avión se encuentra iluminado con LED, y lógicamente cuenta con “mood lighting” que permite adaptar la luminosidad de la cabina según la fase del día así el vuelo es más placentero.

Debo decir, que en ninguno de los vuelos llegué a reclinar el asiento, al ser tan cortos no me hizo falta; mi marido lo inclinó un poco para hacerse algo más de espacio, pero no para sentir una gran diferencia.

Tanto el despegue como el aterrizaje del vuelo LA 532, que seguía hacia Nueva York (no saben las ganas de continuar viaje que tenía), fueron muy suaves así como se nota menor ruido de sus motores 2 Rolls-Royce.



Vuelo regreso: martes 1 de enero 2019; Año Nuevo en vuelo.

Siempre hay que regresar a casa y lo hicimos el 1 de enero. Es decir, ¡arrancamos este 2019 volando!

Mismo modelo de avión: otro Boeing 787-9 en este caso matricula CC-BGD, también con tres años de antigüedad.

El embarque fue a horario, por filas. En este caso teníamos fila 14, asientos B y C: medio y pasillo.

Para nuestra bendición nunca se ocupó la ventana. O sea, podría disfrutar del magnífico paisaje que me brindaría la cordillera, filmar despegue y aterrizaje nuevamente.

Y lo más importante: iríamos muy cómodos; mi marido en su pasillo, el medio vacío. Básicamente una especie de “Premium Economy” de casualidad.

Push back nuevamente puntual, pero cuando el avión se acomoda en paralelo a la terminal se queda unos largos quince minutos sin avanzar y cuando comienza a moverse: ¡regresa a la manga!

Un inconveniente nos retrasa un poco

Minutos antes, le comenté a mi marido que hacía mucho calor mientras esperábamos ir hacia la pista. Evidentemente había un inconveniente con el aire acondicionado.

Inmediatamente, por mi ventana veo al camión de mantenimiento LATAM. Suben un par de técnicos, otro camina alrededor de nuestro avión.

Estando en la manga pasaron otros diez minutos sin novedades hasta que el Comandante anuncia un problema técnico, sin brindar más detalles.

Así más de media hora con el calor que se sentía más, mientras la tripulación nos convidaba con agua mineral.

De a poco, la ansiedad empieza a ganar a los pasajeros.

Al estar en la fila 14, a dos asientos de la puerta principal del avión (que divide Bussiness Class de Economy) veíamos gente acumulándose en esta puerta.

Por esta puerta abierta entraba un poco de aire, aunque afuera también hacía mucho calor pero corría viento.

Allí me acerqué a tomar un poco de aire con varios pasajeros que tenían calor como yo, o que querían más información, sobre todo los pasajeros en conexión.

Tuve la oportunidad de conversar con uno de los TCP que nos decía que en minutos más darían novedades, deslizó la posibilidad de cambio de avión. Lo cual sonaba lógico porque llevábamos casi una hora y sin vista que se arreglará inmediatamente.

Ahí estábamos varios pasajeros (aproveché para tomar una foto a Bussiness Class) cuando comenzó el anuncio de bajar del avión.

A las 16:20hs estando de nuevo en el aeropuerto informan que tendrán novedades a las 17:15hs (salíamos a las 15:10hs), sí el vuelo sería con la misma máquina o nos cambian.

Puntualmente a las 17:15hs se anuncia el cambio de avión y pocos minutos después vemos a otro Boeing 787-9 acercándose casi al lado del nuestro averiado.

A unos pasajeros en conexión los llamaron para que aborden otro avión por lo que la prioridad lógica fue cambiarlos inmediatamente.

En otro Boeing 787-9 listos para partir….

A este avión no llegué a tomarle la matrícula, pero también tenía el livery LATAM como el avión del que tuvimos que bajar.  Aunque buscando en FlightRadar encontré que finalmente nos trajo a casa el CC-BGB.

Nuevo horario de partida 18:30hs. Nos movimos unos metros a la nueva puerta donde vimos, lógicamente, a la misma tripulación subir.

Finalmente, unos minutos pasadas las 18:30hs despagamos.

El Comandante pidió disculpas por los inconvenientes ocasionados y deseándonos feliz año.

Mismo servicio abordo, sin diferencias con el vuelo de ida.

Eso sí: tanto en el avión averiado como en el que finalmente viajamos aún habían distribuido la revista Vamos/LATAM; se entiende que es complicado un primero de enero subir la nueva edición a todos sus aviones.

Obviamente viajamos mucho más cómodos que a la ida, por nuestra “Premium Economy” que nos armamos gracias al asiento vacío.

Esta vez, el vuelo duró una hora y media. Llegamos al aeropuerto de Ezeiza pocos minutos después de las 20:00hs. Sin embargo, estuvimos unos quince minutos esperando que nos asignen una manga.

Con el retraso de más de tres horas, el vuelo LA 445 perdió su slot, espacio de tiempo del que dispone una aeronave para hacer una maniobra determinada, turno para aterrizar y despegar en un aeropuerto.

Por lo que no había manga disponible; teniendo en cuenta que aterrizamos poco después de las 20hs, horario con mucho movimiento de vuelos hacia EEUU de todas las empresas.

Una reflexión final

Impecable el servicio de LATAM CHILE. Seguramente habrá una nueva oportunidad de volar en sus aviones. Hasta el momento solo había volado en LAN/LATAM ARGENTINA.

Me encantó el Boeing 787-9, avión moderno y cómodo. Será cuestión de algún día, también, probar su bussiness class que se veía muy elegante.

Al momento ya están cargadas las millas del vuelo de ida en nuestras cuentas de American Airlines, faltando el millaje del regreso.

Según informan se visualizan en 15 días, que se cumplieron ayer, pero lógicamente esperaré unos días más para verlos en nuestros resúmenes online de AA.

Por el momento sin viajes a la vista, pero siempre con la esperanza de una nueva aventura viajera!!!!

Unos links extras de otras experiencias de vuelos para los avgeeks, uno dedicado también a otras experiencias volando en fiestas:

Links

https://viajarsiempre.com/volando-en-club-economy/

https://viajarsiempre.com/festejar-las-fiestas-en-vuelo/



2 thoughts on “Reporte de vuelos: Boeing 787-9 Dreamliner de LATAM CHILE

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.