Viajar en crucero, si o no???

Durante mucho tiempo me negaba a la opción de vacaciones en un crucero. Pensaba que iba a marearme mucho, que sería aburrido en ciertos momentos de navegación pese a que hay muchas actividades y se conozcan bellos paisajes, la vida de crucero no era para mí.

Sin embargo, en 2012 surgió la posibilidad de tomar un crucero….Como teníamos tantas dudas, elegimos uno cortito, para tener la experiencia. Y la verdad resultó mucho mejor de lo que esperábamos.

Repetimos en 2015…..Ojo, aún tengo mis reservas pero lo recomiendo, porque aunque sea una vez hay que intentarlo. Para decir que no a algo, se debe conocer, ¿no?

El primero, que resultó la experiencia más positiva, con Celebrity Cruises. Al reservar nuestra condición era si o sí contar con balcón, nada de camarote interno, ni siquiera tener solo el ojo de buey como vista al exterior. Esto es porque sí queríamos descansar del bullicio del barco, de las zonas comunes, una opción sería quedarnos en el balcón tomando algo disfrutando el atardecer.  Es claro, que el balcón implica unos dolares más pero lo vale.

Además como los camarotes suelen ser bastante chiquitos contar con balcón extiende los metros de la habitación, como la posibilidad de airearse un poco sin tener que estar rodeado de gente.

Como todo medio de transporte, existen todo tipo de habitación desde las más económicas, las internas sin luz natural, seguidas por las que tienen la ventanita redonda (el mencionado ojo de buey), las del balcón de tamaño estándar, ó balcón más amplio y habitación obviamente más grande, las que tienen sus propias terrazas. Claramente esto depende del tipo de barco, algunos solo cuentan con internas, el ojo de buey y muy pocos balcones.

El Celebrity Millenium con el que partimos de Miami era un crucero mediano que tenía proporcionalmente más balcones que ventanas  y unas pocas terrazas privadas. El recorrido de cuatro noches iniciaba con una primera parada en Key West, donde tuvimos casi todo el día para recorrerla. Al otro día el destino era la isla mexicana de Cozumel y navegación por un día entero más la última noche hasta regresar a Miami.

El primer impacto al subir al crucero es encontrarse con un mundo totalmente distinto. El check in es super rápido en la Terminal de Cruceros del Puerto de Miami, que merece un post aparte. Muyyy organizado.

Uno entrega las valijas y se encontrará con las mismas un par de horas después en la habitación. Como principiantes, está el temor que la valija se pierda ó no llegue a tiempo. En general, los cruceros de Miami salen después del mediodía, en nuestro caso a las 16:00hs en las dos ocasiones, pero ya desde media mañana se puede hacer check in y comenzar a disfrutar del barco. A las habitaciones no se puede ingresar inmediatamente por lo que apenas subimos fuimos a almorzar a su restaurante bufete, de hecho mucha gente ya estaba en las piletas, niños en las actividades infantiles.

La recomendación es tener una mochila o bolso de mano pequeño para las primeras horas a bordo por esto que una vez que se ingresó al barco pueden pasar unas horas antes de poder entrar a la habitación. Nosotros almorzamos y luego nos recostamos en unas reposeras hasta que por parlantes se anunció que se podía ingresar al camarote.

El segundo impacto, sí bien por la web del barco ya lo habíamos estudiado en detalle, es lo pequeño que es el baño. La habitación en sí no era tan reducida, la ventaja del balcón ayuda mucho. Por supuesto que estaban las valijas. Acomodamos un poco y nos fuimos a la terraza principal del barco para ver la salida. Es simplemente hermoso porque se visualiza Miami, sus playas y de a poco como el barco se aleja de la tierra, viendo a Miami demasiada pequeña, además de ver la estela que el barco dibuja en el mar.

Al zarpar a las 16:00hs puntual, nos quedamos un rato en la terraza, alejados de la zona de piscina, aunque muchos ni miraban como el barco se movía, ya estaban a full en las diferentes actividades. Luego, tomamos una merienda siempre mirando al mar y cerca de la tardecita volvimos a nuestro camarote con unas bebidas así contemplamos el  atardecer con tranquilidad.

El barco tiene distintos horarios para la cena en sus restaurantes con reservas previas. El público americano suele cenar temprano a eso de las 19:00hs, para luego a las 21:00hs ya estar disfrutando de shows nocturnos, casino, teatro.

En cambio nosotros, bien argentinos, cenábamos en el turno de las 21:00hs, ya que los shows y actividades nocturnas también tienen varios horarios. El barco tiene dos restaurantes con reserva y menú a la carta, uno de ellos que hay que pagar aparte porque es el más lujoso. Como imaginaran el barco es all inclusive así que el acceso a la comida es libre durante todo el día y noche. Tener en cuenta que las bebidas siempre se abonan aparte. Por ello, ofrecen distintos packs de bebidas según se tome alcohol o no.

También de noche se puede cenar en el restaurante bufete que suele usarse al mediodía sí uno quiere una cena más informal, sin código de vestimenta ni horario fijo. Obviamente a ese restaurante de noche no fuimos. Preferimos las cenas más formales porque es otra experiencia.

También el barco cuenta con varios bares para tragos y snacks abiertos día. Y lo importante toda la noche. Una de las noches después de cenar, fuimos a la discoteca, bailando hasta la madrugada y otra noche al teatro, que brindaba  show musical al estilo Broadway. No llegamos a ir al cine, que tiene funciones incluso de día.

También hay una capilla y la posibilidad de acudir a ceremonias de otros credos, según el día de la semana y sí justo cae alguna fecha especial.

Tema pileta es importante: siempre siempre están repletas de gente. Entré a una de las más chica para sacar la foto para recuerdo, pero por un tema de gérmenes e higiene prefiero no entrar en piletas tan comunitarias.

Se nota que se limpian seguido durante todo el día y ni que hablar la desinfección profunda de noche, pero en mi caso no me atraen tanto las multitudes, por eso mis reparos en tomar un crucero.

De todos modos, durante el día nadamos en el mar, conocimos Key West y Cozumel pero hay gente que baja pocas horas del barco y prefiere aprovechar a tomar sol y la pileta. En mi opinión  una pileta se puede tener en un lugar más tranquilo, de relax, la posibilidad de visitar diferentes puertos es única.

Obvio que cuando el barco zarpaba de cada puerto, sobre la tardecita, muchos iban directo a la pileta, nosotros preferimos un rato estar en los lugares comunes pero nuestro  atardecer estaba destinado a disfrutar de nuestro balcón y sus maravillosas vistas.

Un solo día estuvimos todo el día de navegación por lo que no quedaba otra que aprovechar las instalaciones del barco a full. Pileta, spa, juegos, clases de gimnasia, zumba, baile, competencias varias, y por supuesto comer!!!

Recuerdo mucho el último atardecer en el barco, fue mágico!! El sol poniéndose sobre el mar, la estela del barco acercándonos a tierra firme. Ese atardecer lo vivimos en uno de los bares de la popa del crucero.

Y esa noche cena muy rica, algún show y a dormir. Había que dejar la valija toda la noche en la puerta del camarote porque la pasan a buscar en la madrugada para encontrarse con la misma al bajar del barco. De nuevo armar una mochila para tener una muda de ropa. Antes de bajar a media mañana, se puede disfrutar del último desayuno a abordo. Algunos por apuro de conectar vuelos se despiden del barco apenas se levantan, ya que el crucero llega a Miami antes de las 7:00am mientras la mayoría aún dormimos.

La segunda experiencia fue más larga, cinco noches en 2015. También partimos de Miami rumbo a Bahamas y Turks and Caicos. Como el itinerario era más largo tuvimos dos días de navegación de día, es decir, no bajamos el barco así que en esa ocasión la opción es hacer actividades a bordo. En este caso el barco fue Carnival Victory.

Ya al abordar, y desde la reserva vía la web de Carnival Cruises, sabíamos que era un barco más sencillo y viejo….

Obviamente nuestro balcón nos estaba esperando. Pero las instalaciones del barco se veían más baqueteadas. Lo habíamos elegido porque las fechas coincidan con nuestros días en la Florida y nos atraía demasiado conocer Turks and Caicos. Sin ánimo de equivocarme, hasta ahora el mejor color de agua que vi en mi vida.

Tengo la suerte de haber recorrido el Caribe y este color turquesa es sencillamente único y quedará parta siempre en mi memoria. Esta visita a Turks and Caicos despertó mi interés por volver a esta isla británica, ubicada cerca de Haití y República Dominicana. En Bahamas tuvimos mala suerte con el clima, medio nublado, pero así y todo caminamos bastante por la ciudad y fuimos a la playa pero sin poder meternos al agua.

En este crucero, el restaurante nocturno era mucho más sencillo, lo mismo que el restaurante bufete del día. También sus bares. E incluso la calidad de la comida, con poca experiencia previa, ya extrañábamos al Celebrity Millenium.

Sí alguna vez regreso a un crucero no será con Carnival. Aunque sí repetiría Celebrity ó probaría otras opciones.

Creo que el crucero es ideal para conocer Caribe, porque hay lugares que con un día alcanza y sí el lugar queda grabado en nuestra memoria al punto de querer regresar, existe la opción de hacerlo en hotel por más días, como espero cumplir algún día con Turks and Caicos.

Imagino que cruceros por Europa o Asia deben ser interesantes. Sobre todo esos cruceros más chicos, no tan masivos que van por el río Rhin, atravesando ciudades no tan grandes de Europa.

Les dejo algunos links para que se tienten a probar la vida de crucero y fotitos de ambas experiencias:

https://www.celebritycruises.com/

https://www.carnival.com/

 

877
El Celebrity Millenium atracado en Cozumel, esperándonos al atardecer para partir y seguir el itinerario.
SAMSUNG
Vista de la llegada a Cozumel a media mañana.
IMG_0449.JPG
Ese turquesa inigualable que vi en Turks and Caicos
IMG_20150216_142727
Carnival Cruises vista desde la terraza, alejándose de Miami

 

 

 

 

 

 

 

 

 

One thought on “Viajar en crucero, si o no???

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.