Y un día, ardió Notre Dame

Notre Dame, la Catedral de Paris, un símbolo de la ciudad, junto a la Torre Eiffel. Son esos lugares inconfundibles, que sin visitar la ciudad podemos reconocerlas.

Tanta historia, tanta cultura, tanto arte y para quienes son religiosos, tanta espiritualidad.

No es necesario ser católico ni religioso para sentir una enorme pena por las pérdidas del incendio de ayer.

Creo que nadie olvidará al lunes 15 de abril de 2019 cuando alrededor de las 15hs, horario de Argentina (cada uno de ustedes según su huso horario) conocimos la triste noticia.

Ayer me senté a escribir este post, pero recién hoy puedo expresarlo mejor. Ayer, atiné a buscar algunas fotos para subir en mi Instagram. (https://www.instagram.com/p/BwSizENhC8K/)

No soy una persona que visite iglesias. Es decir, paso por sus puertas, fotografío a las más icónicas, y afamadas, que son parte del “circuito turístico”, al figurar en todas las guías de turismo.

Por supuesto entré a Notre Dame, también visité el Vaticano y en Jerusalén estuve adentro de la Iglesia del Santo Sepulcro, entre otras.

Mi visita a Notre Dame

Luego de varios días caminando mucho por la ciudad, visitamos varios museos, incluso ya habíamos ido al Palacio de Versailles (imperdible, en las afueras de Paris), llegó el momento de ir a Notre Dame: con su estilo gótico, su historia de nueve siglos.

Es un emblema de Paris, el monumento más visitado de Europa, con unos 13 millones de turistas por año, siendo que está estrechamente relacionada a la historia del país.

Entre otros acontecimientos, fue el lugar elegido por Napoleón para su coronación como emperador en diciembre de 1804 y el escenario de las celebraciones por la liberación de París de los nazis, con un oficio religioso. Y estoicamente, sobrevivió a los bombardeos durante la Segunda Guerra Mundial.

Ubicada en la Île de la Cité, se encuentra en medio del río Sena, en el corazón de la ciudad. Esta isla es considerada el antiguo centro de Paris.

Además de Notre Dame, en esta pequeña isla parisina, veremos otros dos edificios importantes de Paris: la capilla “Sainte Chapelle” –  data de 1245 y La Conciergerie, hoy Palacio de Justicia, pero antes Palacio Real y luego Cárcel (en la época de la Revolución Francesa)

La entrada a la Iglesia de Notre Dame es gratuita, aunque sí se quiere visitar la Torre o la Cripta hay que abonar.

Torres: Adultos: 8,50€. Menores de 18 años: entrada gratuita. Entrada gratuita con Paris Pass y Paris Museum Pass.

Cripta: Adultos: 7€. Jóvenes entre 14 y 26 años: 5€. Menores de 14 años: entrada gratuita. Entrada gratuita con Paris Pass y Paris Museum Pass.

La verdad no subimos a la torre ni entramos a la cripta. Decisiones del momento. Sin embargo, apreciamos la nave central, sus techos, columnas y por supuesto, los vitraux. Dentro de Notre Dame, uno se siente muy pequeño ante su inmensidad.

Algunas sensaciones

Al momento que se desplomó la aguja de 96 metros, seguramente los franceses sintieron ver el  derrumbe del mayor símbolo de su historia.

Una imagen que nos hace acordar, por diferentes motivos y salvando la distancia de la historia de cada una, al derrumbe de las Torres Gemelas.

Esa sensación que no podemos hacer nada, nosotros desde casa o desde el trabajo, los bomberos y voluntarios que están en la escena intentando salvar tanta historia y obras de arte.

Esa sensación que se pierde parte de la historia grande de Francia y del mundo. Esa sensación de desolación que se siente por no poder evitar lo inevitable, mientras somos testigos directos mirándolo desde la TV o siguiéndolo por las redes sociales.

El jorobado de Notre Dame

La Catedral ya tenía más de 500 años de vida cuando en 1831, el escritor Víctor Hugo publicó la novela Nuestra Señora de París, título original en francés, de la novela que todos conocemos como El jorobado de Notre Dame.

Quasimodo era un niño jorobado, abandonado poco después de nacer, cerca de la catedral de Nuestra Señora de París. Vivía en la Catedral de Notre Dame donde tocaba sus campanas, que para él significan todo.

Sólo podía utilizar un ojo, ya que el otro lo tenía casi bloqueado por la deformidad de su rostro. Se enamora de la joven gitana Esmeralda, por ser ella la primera que le mostró bondad.

Desde ese momento, la Catedral se transformó en un ícono mundial, junto a la novela del autor francés.

La novela de Víctor Hugo tiene varias adaptaciones para la Ópera, el cine y teatro. Lógicamente, Disney no iba a quedarse atrás  por lo que en 1996 lanzó su película animada, un verdadero furor.

Reflexión final y algunos links de interés

Solo deseo que, con el transcurso de los días, nos puedan decir que pudo ser salvado, que es más “factible” de recuperar.

Hoy vemos que la estructura general de Notre Dame sigue en pie.

Según los medios de comunicación y las fotos, vemos a las dos torres y que la fachada se mantiene íntegramente así como el principal órgano que se ha salvado, aunque habrá que restaurarlo.

También leemos que millonarios franceses donarán grandes sumas de dinero para su reconstrucción así como Emmanuel Macron, el actual Presidente de Francia, promete trabajar para recuperarla.

Notre Dame es el monumento más visitado en Francia y una de las obras maestras del arte gótico.

Solo el tiempo nos dirá que será del futuro de Notre Dame. Solo puedo decir, que hoy me siento más privilegiada por haberla visitado en Abril del 2014.

Mapa con la ubicación de Notre Dame

https://www.google.com/maps/d/edit?mid=1S5tmOiWHobW22bkeTE-8hp-EVEwnfHB4&ll=48.852968180141076%2C2.3499021000000084&z=18


Algunos de los post con la visita a Paris.

https://viajarsiempre.com/palacio-versailles-visita-obligada-desde-paris-dia-3/

https://viajarsiempre.com/paris-la-ciudad-luz-dias-4-y-5/

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.